martes, 16 de enero de 2018

IV CENTENARIO DEL JURAMENTO INMACULISTA DE LA UNIVERSIDAD DE BAEZA

BAEZA

14 DE ENERO 1618 - 14 DE ENERO 2018

El pasado domingo recordamos este día histórico en el que el claustro de profesores de la Universidad de la Santísima Trinidad de Baeza juraba solemnemente en la Capilla de San Juan Evangelista defender y divulgar la Inmaculada Concepción de la Madre de Dios Nuestra Señora.

El culto concepcionista fue especialmente destacado en Andalucía y, sobretodo en Baeza, cuya Universidad se convirtió desde su fundación en una de las principales promotoras de la proclamación de este misterio como dogma de la Iglesia Católica.

Como es sabido, desde finales de 1617 esta Universidad redactó un juramento que exigía a sus alumnos en defensa de este misterio, requisito previo a la colación de sus grados académicos.

La relación de la Fiesta con motivo del Solemne Juramento fue recogida por D. Antonio Calderón, catedrático de Artes en la Universidad y uno de los siete jueces de la justa poética celebrada con tan especial ocasión.

Antes de la relación propiamente dicha de la Fiesta, hay una dedicatoria de Calderón a su Ciudad de gran interés histórico y literario. Su intención es el de elogiar su Ciudad y su Universidad por ser paladín del culto concepcionista. Nos dice:” Honra es de las Escuelas de Baeza que se sepa lo que ha hecho en honra de la Concepción purísima de María, y mía lo será no pequeña de camino de paso honrar mi patria, diciendo algunas de sus excelencias.”

Prosigue más adelante D. Antonio Calderón en su obra que hace 400 años, con motivo de esta celebración, se prepararon unas luminarias "que la noche no lo parecía por las muchas luces que iluminaban la torre, ventanas y lonja de Las Escuelas donde se comenzó la celebración con repique de campanas al que respondieron todas las iglesias parroquiales y conventos de la ciudad. Continuose con música y chirimías, que alternaban con las campanas y con buen número de cohetes, mosquetes y otras invenciones de fuego."

De la misma manera la Hermandad de "Las Escuelas" ha querido recordar este día. Y aunque los actos centrales de este cuarto centenario se celebrarán el próximo mes de septiembre, no se ha querido que la fecha pasase desapercibida. Para ello, a las ocho de la tarde, el simpecado con la imagen de la Inmaculada Concepción salía por la puerta de San León de Las Escuelas donde se daba lectura a un manifiesto en recuerdo del Juramento Inmaculista de la Universidad. A continuación comenzaba el repique de campanas de todos los templos de la ciudad. Al disparo de cohetes de colores y carcasas, acompañaba una música de fanfarrias desde la lonja de la Capilla. La fachada de la Iglesia se encontraba iluminada con antorchas y focos de colores. Para finalizar el acto, el Rvdo. Sr. D. Jeremi Djob Li Bie, dirigió una oración y el canto de la Salve en honor de la Santísima Virgen.




lunes, 15 de enero de 2018

PRESENTADO EL CARTEL DE LA SEMANA SANTA DE BAEZA 2018



 

Este pasado sábado asistíamos en el teatro Montemar a la presentación del cartel de la Semana Santa de 2018 de la ciudad de Baeza, obra de D. Pedro Salcedo Martínez, que con una magnífica fotografía del Stmo. Cristo de la Salud el pasado Jueves Santo, ha realizado el cartel que  el Ayuntamiento de la ciudad y la Agrupación Arciprestal de Hermandades y Cofradías llevará la semana próxima a la Feria Internacional del Turismo de Madrid (Fitur).


El cartel fue presentado  por nuestro querido hermano de "Las Escuelas y también de "La Sangre" D. Antonio J. Rodríguez Cruz, que nos ofreció una magistral lección de fe y amor a Cristo y a su Iglesia.

Finalizó el acto con un  concierto de marchas procesionales dedicado a las Hermandades baezanas
a cargo de la Banda de Música de Baeza bajo la dirección del Maestro D. Martín Morales Lozano
 

Fotografías Narváez Fotógrafo.

miércoles, 10 de enero de 2018

CARTA PASTORAL DE NUESTRO OBISPO: EL CUERPO DE CRISTO. REFLEXIÓN SOBRE CÓMO RECIBIR LA COMUNIÓN.


1. Desde hace tiempo me ronda la idea de escribir una carta sobre cómo recibir, al comulgar, el Cuerpo de Cristo en la Eucaristía. Es evidente que la Comunión hay que vivirla con la misma intensidad espiritual que la escucha de la Palabra de Dios o la Consagración. En cualquier momento de la celebración eucarística nuestra participación tiene que ser plena, consciente, activa y fructuosa.

Desde que estoy entre vosotros como vuestro Obispo tengo la impresión que, al menos en lo que yo percibo, en general es muy bueno el modo con que se participa en la Eucaristía en nuestras comunidades. Son muchos los gestos y las actitudes que tengo la oportunidad de observar, como la actitud de escucha, el silencio y, de un modo especial, el sentido de adoración que se manifiesta en el momento de la Consagración. Entonces, una mayoría de fieles se hincan de rodillas ante el Santísimo Sacramento.

Sin embargo, tengo que decir que me disgusta cómo algunos se acercan a comulgar y cómo vuelven a sus asientos, los que han recibido el Cuerpo del Señor. No sé que sucede, pero, llegado ese momento de la Comunión, hay una especie de desconcierto en el Templo, con lo que se da la impresión de que algunos de los presentes no son conscientes de lo que está sucediendo en ellos, para ellos y también para todos los que participan en la Misa. Parece que se olvidan de lo que nos dice el Catecismo de la Iglesia Católica: “Los que reciben la Eucaristía se unen más estrechamente a Cristo. Por ello mismo, Cristo los une a todos los fieles en un solo cuerpo: la Iglesia. La comunión renueva, fortifica, profundiza esta incorporación a la Iglesia realizada ya por el Bautismo. En el Bautismo fuimos llamados a no formar más que un solo cuerpo (cf 1 Co 12,13)”.

2. En lo que se refiere al modo de comulgar, sin que me atreva a juzgar las actitudes interiores, en el modo de poner sus manos o su boca se refleja que aparentemente no valoran adecuadamente la presencia real y sacramental de Jesús en el Pan Eucarístico. No siempre en las manos que reciben al Señor se percibe aquello de que “la mano izquierda ha de ser un trono para la mano derecha, puesto que ésta debe recibir al Rey”, como dijo San Juan Crisóstomo. Entiendo que había que educar con cierta frecuencia, sobre cómo se ha de recibir el Cuerpo de Cristo. Es evidente que lo que importan son las actitudes espirituales que adoptamos; pero las formas son también importantes y hay que orientarlas; sobre todo cuando perciben hábitos muy poco correctos y además da la impresión de que muy arraigados. Para tratar al Señor hemos de poner lo mejor de nosotros mismos.

Quizá, para educar el modo de comulgar, bastaría con que participáramos adecuadamente en los ritos de preparación. Como se puede observar, el sacerdote se prepara interiormente con una oración íntima que ya es una invitación a toda la asamblea a ponerse en actitud de espera del Cuerpo y la Sangre del Señor que se va a recibir. La actitud que habría que cuidar en la preparación para comulgar debería de ser la gratitud por el don que el Señor nos regala; es Él quien viene a nosotros. Y con la gratitud el deseo profundo de recibirlo en nuestra vida.

3. Una vez que el sacerdote comulga, enseguida invita a los fieles a participar en el banquete eucarístico con una fórmula que es anuncio de una buena noticia: se nos invita a participar en las bodas del Cordero, a pregustar en la comunión la vida eterna. Por eso nos dice: “dichosos los invitados a la cena del Señor”. Al comer el Cordero Pascual, éste entra en nosotros en un acto de amor y nos hace uno con Él, al tiempo que nos une entre nosotros como Iglesia. De ahí que cuando el sacerdote al darnos la comunión nos dice “el Cuerpo de Cristo”, nosotros respondemos “amén”, le estamos diciendo: “Si quiero, acepto, deseo que unas tu vida a la mía”. Jesús transforma nuestra pequeña y débil vida en su misma vida divina. Es por eso que, ante la presentación del Pan Eucarístico como el Cordero de Dios, nosotros respondemos con una profunda humildad: “Señor, yo no soy digno de que entes en mi casa, pero una Palabra tuya bastará para sanarme”. Todo esto es evidentemente tan sublime que, o se toma en serio o corremos el peligro de banalizar lo que, por gracia de Dios, enriquece y renueve nuestra vida.

4. Después de comulgar hay que encontrarse con Jesús en intimidad, por eso, es imprescindible el silencio que nos permita un diálogo con él. Ese momento es la gran oportunidad para un encuentro que fortalezca nuestra fe, nos arraigue en la oración y nos oriente en nuestra misión, la que hemos de realizar tras alimentarnos de la Eucaristía. Sin embargo, por el tono revoltoso o distraído que se nota en el ambiente, es evidente que eso en algunos casos no está sucediendo. A veces, da la impresión de que en la comunión empieza a acabarse la Misa y de que ya no sucede nada para muchos. Yo propongo que se eduque con unas buenas catequesis mistagógicas a cómo encontrarse con el Señor tras comulgar. Es importante que se recuerde que es tiempo de rezar; y para eso se pueden indicar algunos argumentos sobre los que hablar con el Señor y algunas oraciones que nos podrían ayudar en ese dialogo con Jesús Eucaristía.

Normalmente en la liturgia ese tiempo de después de la Comunión es de silencio meditativo, que además debería ser más prolongado de lo que lo hacemos. El silencio no es incompatible con el canto; sin embargo, no siempre los coros colaboran al clima de adoración y contemplación que se necesita. Se puede cantar durante la Comunión y en la acción de gracias, pero no hay que evitar algunos hábitos ya adquiridos: no hay que tener prisa en comenzar el canto, tampoco es necesarios estar cantando durante todo el tiempo de distribución de la comunión y, por supuesto, no siempre hay que cantar en la meditación de acción de gracias. Si se canta, los cantos tanto en el tono de la música y, sobre todo, en la letra han de invitar a la oración. Todas las canciones de la Comunión deberían de ser eucarísticas y orantes. El ritmo o la letra de algunas rompe con demasiada frecuencia el tono espiritual que ese momento debe de tener y alteran la necesidad de oración que tiene la asamblea.

5. Ni que decir tiene que hasta ahora me he dirigido sobre todo a los que comulgan; pero hay muchos que participan en la Eucaristía y no pueden comulgar, o bien porque no están bien dispuestos, es decir, porque necesitándolo no se han confesado; o bien porque sus circunstancias personales, aunque lo deseen, no les permite acercarse a recibir la Comunión. Para estos el tono espiritual ha de ser el mismo que para los que comulgan; también ese momento de la celebración de Eucaristía es tiempo de oración y de intimidad con Jesús Sacramentado, si bien su comunión es “spiritual”. Por eso es tan necesario que los que comulgan den ejemplo de lo maravilloso e importante que es recibir a Jesús sacramentalmente. ¿Cómo van a desear recibirle los que no pueden, si los que comulgan le tratan con tanto descuido? ¿Cómo van a tener pudor de recibirle los que no pueden, si los que los lo hacen se acercan a comulgar tan a la ligera? Comulgar espiritualmente significa unirse a Jesucristo presente en la Eucaristía, aunque no recibiéndolo sacramentalmente, sino con un deseo que proviene de una fe animada por la caridad.

6. Como veis, he utilizado un tono sencillo y espero que claro para intentar orientar mejor lo que deberíamos hacer y cómo hacerlo. Me gustaría que todos os quedéis con esto: cuidemos con mucho esmero la comunión, nos va mucho en cada oportunidad que tengamos de recibir a Jesús: nos va la fortaleza, la autenticidad, la radicalidad de todos los demás aspectos de nuestra vida cristiana. Los santos siempre entendieron que todos hemos de recorrer un camino: de la Eucaristía a los pobres y de los pobres a la Eucaristía (Beata Matilde del Sagrado Corazón).

Con mi afecto y bendición.

+ Amadeo Rodríguez Magro
Obispo de Jaén

LOS PAJES REALES VISITARON LA CAPILLA DE "LAS ESCUELAS"


Como es tradición, en  la celebración de la Epifanía se entregan presentes a los más pequeños y no tan pequeños de la casa como recordatorio de lo que ocurrió hace más de dos mil años en Belén. Nos narra la Biblia que tres magos provenientes de un país lejano, guiados por una estrella resplandeciente llegaron a adorar al Redentor ofreciéndole oro, incienso y mirra, simbolizando su realeza, su divinidad y su humanidad.

En las vísperas de esta celebración, los Pajes Reales de sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar, hicieron en su largo camino una parada en la Capilla de San Juan Evangelista "Las Escuelas".El pasado día 4 de enero a las ocho y media de la noche llegaron a una abarrotada capilla universitaria donde los esperaban más de un centenar de niños y niñas que acompañados de sus padres y familiares recibieron caramelos, regalos y pudieron entregarles personalmente sus ilusionadas cartas, hablar con ellos y fotografiarse en sus brazos.

En esta ocasión,  los pajes reales en representación de sus Majestades, llegaron a los pies del Cristo de la Misericordia con un obsequio para la Madre de Dios, un corazón ofrecido por los miembros de la Junta de Gobierno, camareras de la Virgen y la Comisión "Sine Labe Concepta".
Desde la Hermandad de "Las Escuelas" queremos agradecer la colaboración de todos y cada uno de los que hicieron posible esta mágica noche.

Fotos: Francisco Galiano Cabrera

lunes, 8 de enero de 2018

PRESENTACIÓN DEL CARTEL DE LA SEMANA SANTA DE BAEZA DE 2018


RESULTADOS DE LA CAMPAÑA NAVIDEÑA DE ALIMENTOS


Resultados de la recogida de alimentos organizada por la Agrupación Arciprestal de Cofradías de Baeza en colaboración con Cáritas Interparroquial.

1300 litros de leche
385 kg de azúcar
330 kg de harina
250 kg de cacao
450 kg de galletas
690 kg de tomate
705 kg de conservas
500 kg de legumbres
250 kg de arroz
330 kg de pasta
290 litros de aceite
77 litros zumo
194 kg de varios

TOTAL: 5746 kg/ l.

Limpieza
35 pastas de dientes
1300 Toallitas
30 pañuelos
35 esponjas
100 rollos de papel higiénico
600 servilletas
180 compresas
17 bayetas y estropajos
2 fregonas
15 cepillos de dientes
70 l. Productos de limpieza
343 l. Productos de Higiene

Total: 6159 l./kg.

GRACIAS POR VUESTRA GENEROSIDAD. 
GRACIAS BAEZA.

miércoles, 3 de enero de 2018

LA HERMANDAD DE "LAS ESCUELAS" COMIENZA EL AÑO CELEBRANDO LA SOLEMNIDAD DE LA MADRE DE DIOS


El día 1 de enero, a las 19:30 horas, la Hermandad de "Las Escuelas" comenzaba el nuevo año celebrando la Solemnidad de Santa María Madre de Dios en honor de su Titular, Mª Stma. Madre de Dios en su Limpia, Pura e Inmaculada Concepción. El culto comenzaba con el Rezo del Santo Rosario seguido del Canto del Akáthistos y finalizaba con el canto de Solemne de la Salve.

La Solemnidad de Santa María Madre de Dios es la primera Fiesta Mariana que se celebró en la Iglesia Occidental, apareciendo en Roma hacia el siglo VI.

En cuanto al Himno Akáthistos, que significa "en pie",  porque se recita en pie no sentados, como de pie se escucha el Evangelio en el que se inspira, es uno de los himnos marianos más célebres de la Iglesia bizantina. Conocido también en Occidente desde antiguo, últimamente ha sido ampliamente divulgado desde que San Juan Pablo II lo celebrara en varias ocasiones con gran solemnidad, concediendo a quien lo recita la posibilidad de ganar la indulgencia plenaria.
Su origen se remonta al siglo V en el ambiente de fervor mariano suscitado por la proclamación del dogma de la maternidad divina en Éfeso (año 431). De autor incierto,  tiene el encanto de la belleza de los símbolos y metáforas que relata a la Virgen María, compendio de la sabiduría y de la belleza de Dios.

martes, 2 de enero de 2018

LAOS CARTEROS REALES DE SS. MM. LOS REYES MAGOS DE ORIENTE VISITARÁN LA CAPILLA DE SAN JUAN EVANGELISTA


Este próximo jueves día 4 de enero de 2018 a partir de las 20:30 horas los Carteros Reales de Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente visitarán la Capilla de San Juan Evangelista "Las Escuelas". Todos los niños que se acerquen podrán entregarles personalmente sus cartas y recibirán caramelos y muchos regalos...